domingo, 13 de noviembre de 2011

La virtud de oponerse.



“Quienes afirman que el fallo es del “sistema” o quienes ven misteriosas maniobras detrás de cada revés político tienen poco que enseñarnos. Pero la disposición al desacuerdo, el rechazo o la disconformidad – por irritante que pueda ser cuando se lleva a extremos – constituye la savia de una sociedad abierta. Necesitamos personas que hagan una virtud de oponerse a la opinión mayoritaria. Un democracia de consenso permanente no será una democracia durante mucho tiempo”. Tony Judt, Algo va mal, Taurus, 2010.

               

3 comentarios:

  1. Efectivamente,es muy comodo decir que la culpa es del sistema, pero es verdad, el capitalismo va a caer igual que cayó el comunismo. La única forma de protesta que nos queda,...no se me ocurre nada más que el pataleo.

    ResponderEliminar
  2. No, no y no. El fallo es del sistema y de nosotros mismos que nos dejamos embaucar por sus promesas. Y el "pataleo" esta bien, pero debe ser acompañado por pequeñas acciones en nuestra cotidianeidad, pero lo mismo digo con el voto. Si votas, por ejemplo, a IU y te dedicas a criticar a los emigrantes, mal apaño tenemos.

    ResponderEliminar
  3. La pregunta es ¿que está a tu alcance, cambiar al sistema o cambiar tú, si la situación no te satisface? Las acciones inútiles y las denuncias incongruentes con la vida del que las hace forman parte de lo que admite cambios individuales y sistémicos. Socioculturalmente, este mundo humano está mal diseñado ex profeso, para que sirva de escuela a través de experiencias de rebeldía, injusticia, dolor, fracaso, impotencia, sufrimiento, drama, etc. ¿Estás de acuerdo con tal aprendizaje, y por tanto lo apoyas, o eliges aprender desde el disfrute y el bien común? En realidad la vida de cada uno es efímera e irrelevante para la masa, pero no para quien la vive cada hora y en cada vivencia. Bienvenidos sus críticas, comentarios y aportes en http://lobigus.blogspot.com/

    ResponderEliminar